La “tecnología digital refleja la cultura en la que nace y, a la vez, produce nuevos cambios culturales, sociales e ideológicos”: Dr. Antonio Rojas Castro nos habló del proyecto en sí, de lo que le interesa de las humanidades (digitales) y de cómo estamos trabajando para que el proyecto sea sostenible.

Como investigador en el campo de las Humanidades Digitales, Antonio Rojas Castro nos lleva en su viaje a las humanidades digitales y comparte con nosotros su flujo de trabajo así como sus opiniones sobre temas como que la edición digital de textos fortalece nuestra perspectiva crítica respecto a las tecnologías digitales o cómo podemos usar la edición digital y reutilizar los datos.

Dr. Antonio Rojas Castro, Investigador, Humanidades Digitales, Editionsphilologie

Tobias Kraft describe ProHD como “una cooperación real y viva” , mientras que Grisel Terrón acentua su fascinación de “tocar la historia” . ¿Qué opinas tú del Proyecto Humboldt Digital?

Creo que el fomento del acceso y del estudio de documentos históricos que tratan temas muy relevantes como el colonialismo y la esclavitud es esencial para comprender el presente. Además, desde un punto de vista personal, el proyecto tiene una dimensión intercultural e interdisciplinar que me parece muy atractiva. ProHD ha puesto en contacto a personas (bibliotecarios, archiveros, informáticos y filólogos) que pertenecen a comunidades distintas, que hablan lenguas distintas y que cuentan con prioridades, en ocasiones, distintas; y eso nos ha permitido enriquecernos mucho como personas gracias al trato continuo y prolongado.

¿Cuál es tu papel y cuáles son sus tareas y responsabilidades?

Mi papel en Proyecto Humboldt Digital es doble: por un lado, durante la primera fase del proyecto, ha consistido en diseñar y conceptualizar el flujo de trabajo, desde la adquisición de equipamiento y la digitalización con escáneres, hasta la publicación de ediciones digitales en la web, pasando por la definición de los criterios de selección de fuentes históricas, el uso de herramientas de edición digital y el modelo de metadatos. Se trata de un trabajo muy colaborativo por lo que siempre intento encontrar un consenso con todos los miembros del equipo. Por otra parte, más recientemente, he estado trabajando en la localización al español del framework de edición ediarum, una extensión del editor Oxygen XML que facilita la labor de edición; hasta ahora estaba solamente disponible en alemán por lo que mi tarea ha consistido en traducir la interfaz gráfica y luego internacionalizar el código. La traducción en sí no es muy complicada, pero la modificación del código escrito por TELOTA ha requerido varios meses de trabajo intenso; esta localización permitirá al equipo cubano editar textos utilizando una interfaz gráfica más cómoda de usar. En 2021 espero seguir localizando otro framework de ediarum y dedicar más tiempo a TEIPublisher, una herramienta de código abierto que permite la construcción de aplicaciones web para ediciones digitales.

¿Cuáles son, en tu opinión, los principales retos y oportunidades del Proyecto Humboldt Digital?

Desde mi perspectiva, como investigador, los principales retos del proyecto son humanos, sociales y culturales; el proyecto utiliza estándares establecidos y consensuados como METS y Dublin Core y se fundamenta en flujos de trabajo consolidados en el campo de la biblioteconomía y las ciencias de la información desde hace décadas. No pretendemos reinventar la rueda. Quizás el software más innovador que hemos integrado en el proyecto sea TEIPublisher, porque surgió en 2016, pero, en realidad, se basa en el estándar de codificación TEI y en estándares web como HTML y CSS. Con todo esto, quiero decir que, de manera consciente, estamos evitando tecnologías demasiado innovadoras y complejas, que no sean de código abierto, estén mal documentadas o no ofrezcan una interfaz multilingüe. Mi lema siempre es Keep it simple! Pero conjugar facilidad de uso, código abierto, multilingüismo, gratuidad… no siempre es posible. Al fin y al cabo, se trata de un reto relacionado con la sostenibilidad del proyecto, es decir, con que los recursos digitales que estamos construyendo no desaparezcan cuando el proyecto termine. Este reto es al mismo tiempo una oportunidad porque la sostenibilidad depende en gran parte de los seres humanos y no tanto de las tecnologías, y por eso es importante capacitar a los miembros del equipo teniendo en mente una perspectiva menos cortoplacista.

¿Cómo ves el proyecto que se desarrolla en el futuro?

En estos momentos el proyecto se encuentra en una fase bastante avanzada. En 2020 teníamos muchas actividades planeadas, pero, debido a la COVID-19, no han podido llevarse a cabo o se iniciaron más tarde de lo que hubiera sido ideal. Por ejemplo, la instalación en Cuba del equipamiento necesario para escanear sufrió un retraso considerable y, en consecuencia, la formación necesaria para usar los escáneres también. Asimismo, el trabajo de archivo, la selección de fuentes, la preparación de los documentos o la simple cooperación con otras instituciones se han visto perjudicadas por la distanciación física y la imposibilidad de desplazamientos. El lado positivo ha sido que las restricciones derivadas de la pandemia nos han permitido definir con mayor claridad el alcance, los objetivos y el flujo de trabajo. 2021 debería ser un año dedicado a la ejecución: digitalización de fuentes históricas, edición digital de textos y desarrollo de las aplicaciones webs que darán acceso a estos resultados. En el futuro más inmediato, creo que el desarrollo de las aplicaciones web va a suponer nuevos retos que hasta ahora no teníamos en nuestro radar como algunos problemas de accesibilidad y usabilidad.

La creciente disponibilidad de datos digitales abre muchas nuevas oportunidades de investigación para las humanidades. Ya sea la digitalización, la preparación de datos o su análisis, los campos de actividad de las humanidades digitales son diversos. ¿Cómo llegaste a las Humanidades Digitales?

Empecé a interesarme en el campo de las Humanidades Digitales en 2011 cuando inicié mis estudios de doctorado en Humanidades en la Universitat Pompeu Fabra, en Barcelona. Mi tesis consistió en la edición crítica digital de las Soledades de Luis de Góngora, un poema con una transmisión textual muy compleja. Bajo la dirección de José María Micó, me familiaricé con el uso de documentos manuscritos e impresos del siglo XVII; trabajé varios meses en la Biblioteca Nacional de España, en la Biblioteca Nacional de Catalunya y unas semanas en la Bodleian Library, en Oxford. En total, estudié 22 documentos que transmiten el texto de las Soledades; algunos de estos manuscritos solo pude consultarlos en formato digital porque las bibliotecas se encuentran en Estados Unidos, Argentina, Portugal o Italia. Acceder a las digitalizaciones fue esencial para investigar, pero también me hizo tomar consciencia de cómo la calidad de la imagen digital y de los metadatos influye en todo el proceso de edición. La tesis consistió en representar toda la información sobre manuscritos e impresos (los metadatos), el texto y la variación textual en XML con el objetivo de crear una edición digital con aparato de variantes. Dos años más tarde, en 2013, hice una estancia de investigación de cuatro meses en el departamento de Humanidades Digitales en King’s College London bajo la supervisión de Paul Spence. Ese mismo verano, hice un curso de verano en Oxford sobre TEI. En 2014, pasé un cuatrimestre en el Observatoire de la Vie Littéraire, el centro de Humanidades Digitales de la Universidad Paris-Sorbonne, colaborando con el grupo POLEMOS, dirigido por Mercedes Blanco. Todas estas experiencias me ayudaron a ampliar mis conocimientos sobre edición digital, a colaborar con informáticos y a trabajar en equipo.

¿Qué son las humanidades digitales para ti?

Para mí las Humanidades Digitales son una forma de conectar con el mundo actual y con los problemas de la sociedad. Desde mi punto de vista, las Humanidades Digitales se fundamentan en dos grandes pilares: por un lado, la digitalización del patrimonio cultural; por el otro, la cuantificación o computación de las imágenes, textos y datos en formato digital. La interdisciplinariedad es una característica esencial de las Humanidades Digitales… pero, en realidad, no me interesa en absoluto definir la disciplina; me parece una pérdida de tiempo porque desvía la atención de lo realmente importante: comprender que tecnología digital refleja la cultura en la que nace y, a la vez, produce nuevos cambios culturales, sociales e ideológicos.

Nuestra sociedad se está volviendo cada vez más digital y compleja. ¿Qué papel pueden jugar las Humanidades Digitales en esto?

Los humanistas digitales se limitan muchas veces a utilizar herramientas o a integrar métodos informáticos sin preguntarse sobre las condiciones en que han nacido, qué efectos tienen en el mundo y en las ideas de “verdad” y “conocimiento” o cómo modifican nuestro comportamiento con otros seres humanos. En este sentido, las Humanidades que a mí me interesan no solo son digitales sino también públicas y sociales; no solo se caracterizan por la aplicación de métodos informáticos sino por estudiar problemas “digitales” como, por ejemplo, la historia de internet y de la web, las redes sociales y el capitalismo de plataformas, la transparencia y la privacidad, la brecha digital o las desigualdades que los algoritmos y la automatización perpetúan. Aunque parezca un tema muy alejado, en realidad, creo que la edición digital de textos fortalece nuestra perspectiva crítica respecto a las tecnologías digitales porque nos obliga a hacernos preguntas como: qué es un texto y qué características se pueden “traducir” al formato digital, qué funcionalidades debería tener una publicación digital o cómo podemos usar la edición y reutilizar los datos con otros fines no previstos originalmente.

¿Cómo crees que las humanidades digitales continuarán evolucionando en el futuro?

El futuro de las Humanidades Digitales es incierto e impredecible. Algunos investigadores creen que la distinción se difuminará con los años y todos seremos humanistas digitales. No lo sé. En cuanto a ProHD, mi esperanza es que todos los recursos digitales creados en el marco del proyecto sean sostenibles a largo plazo: si las digitalizaciones, metadatos y textos han sido creados siguiendo prácticas consensuadas (lo que se conoce como Best Practices) y con formatos estándares, existen más posibilidades de que sean accesibles, interoperables y reutilizables en otros contextos y por otras personas y, por tanto, tendrán una vida más larga e independiente del proyecto.

Diesen Beitrag zitieren als // Favor de citar esta entrada como:
julianahutai, “La „tecnología digital refleja la cultura en la que nace y, a la vez, produce nuevos cambios culturales, sociales e ideológicos”: Dr. Antonio Rojas Castro nos habló del proyecto en sí, de lo que le interesa de las humanidades (digitales) y de cómo estamos trabajando para que el proyecto sea sostenible” in: Proyecto Humboldt Digital (ProHD), 22/02/2021, URL: https://habanaberlin.hypotheses.org/2000.


Schreibe einen Kommentar

Deine E-Mail-Adresse wird nicht veröffentlicht. Erforderliche Felder sind mit * markiert.

Diese Website verwendet Akismet, um Spam zu reduzieren. Erfahre mehr darüber, wie deine Kommentardaten verarbeitet werden.