“La posibilidad de tocar historia” – Grisel Terrón sobre la preservación del patrimonio cultural y el potencial del Proyecto Humboldt Digital

Grisel Terrón, miembro del equipo cubano del Proyecto Humboldt Digital (ProHD), es la directora del departamento de patrimonio documental de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana (OHCH) en Cuba. La OHCH es una de las instituciones culturales más importantes de Cuba y realiza importantes proyectos – entre ellos el Proyecto Humboldt Digital (ProHD) – para la preservación del patrimonio cultural cubano. En una entrevista, Grisel Terrón habla de los desafíos y oportunidades de ProHD y de lo que le gusta particularmente de su trabajo.

El equipo cubano de ProHD, de izquierda a derecha: Alaina Solernou Ferrer, Grisel Terrón y Eritk Guerra

¿Cuáles son sus deberes como jefe del departamento de patrimonio escrito de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana (OHCH)?

Como Directora del Departamento de Patrimonio Escrito, soy responsable de la gestión de todas las bibliotecas y archivos que se encuentran en museos, galerías y centros culturales de la oficina del historiador de la Habana. También me ocupo del patrimonio cultural escrito de las instituciones que no están adscritas a ninguna entidad. Estas son, por ejemplo, la biblioteca y la fototeca y el archivo histórico. Se trata de las instituciones más importantes para la preservación del patrimonio cultural de Cuba, debido al valor de sus fondos, su antigüedad y su importancia para la historia de Cuba.

También tengo una misión metodológica hacia todas las entidades que archivan documentos: Por ejemplo, superviso la adquisición, la descripción y representación, la conservación preventiva, la automatización del patrimonio cultural escrito y también me aseguro de que sea accesible. Además, asesoro a la OHCH en cuestiones relativas al patrimonio cultural escrito y su preservación.

Todas estas actividades tienen por objeto, en última instancia, preservar el patrimonio cultural escrito y hacerlo accesible. Además, como directora de departamento, mis tareas incluyen el establecimiento y la consecución de nuevas y más ambiciosas metas a medio y largo plazo.

¿Qué es lo que más le gusta de su trabajo?

Es difícil decirlo brevemente. Es casi más fácil decir lo que menos me gusta de mi trabajo: son principalmente los asuntos administrativos de los que soy responsable.

Pero todo lo relacionado con la técnica documental y la tecnología me resulta fascinante porque son como dos grandes líneas que sirven a ese propósito de preservar y dar acceso. En este trabajo todo es fascinante, el disfrute de las encuadernaciones, la magia de la letra antigua, los documentos que antes formaron parte de otros contextos más o menos conocidos y ahora adquieren otra connotación en las manos del archivero o del bibliotecario, la fotografía de algo que ya no existe – esa posibilidad de tocar historia es indescriptible.

Luego hay cuestiones más intelectuales, digamos, por ejemplo sobre la misión, el manejo de los documentos, la búsqueda de la mejor manera de alcanzar nuestro objetivo y el examen de los desafíos cotidianos. Lo que hace mi trabajo especial para mí es la gran responsabilidad que conlleva y la oportunidad de dominar los desafíos una y otra vez. Es un trabajo muy exigente y orientado al futuro. Me alegra que nuestros esfuerzos en proyectos muy diferentes lleven a que cada vez más gente tenga acceso al conocimiento histórico.

¿Cuáles son los principales desafíos y oportunidades para el Proyecto Humboldt Digital?

Por suerte, en cada proyecto que iniciamos hay más oportunidades que obstáculos. Este Proyecto Humboldt Digital nace de la necesidad universal de la ciencia y la cultura que es conocer mejor el trabajo del científico alemán Alexander von Humboldt, así que en esa propia necesidad hay una tremenda oportunidad de estrechar lazos con instituciones y expertos extranjeros que trabajan su obra y que lo hacen desde las humanidades digitales, que en Cuba aún están en sus primeros pasos.

El proyecto nos permite fortalecer nuestras relaciones con instituciones y expertos extranjeros* que investigan el legado de Humboldt. Trabajando a través de las fronteras nacionales y con un equipo multinacional, hemos podido aprender mucho y crecer tanto humana- como culturalmente. A través del trabajo conjunto, se ha desarrollado una amistad entre los equipos de proyecto alemán y cubano. En definitiva, no sólo logramos crear un ambiente de trabajo respetuoso, sino que también pudimos fortalecer las relaciones con los actores e instituciones de Cuba que desempeñan un papel importante en la preservación del patrimonio cultural cubano. Gracias a ProHD, hemos podido tomar cursos en universidades europeas para ampliar nuestra educación en el campo de las Humanidades Digitales. Aquí nos dimos cuenta de que tratar con las humanidades digitales, tanto en términos de aspectos técnicos como de contenido, es un desafío para nosotros y significa que tenemos que dejar nuestra zona de confort de vez en cuando.

Por último, no sólo la distancia física con otros miembros del equipo, que hace que la comunicación y la colaboración en proyectos de todo tipo sea compleja, es un desafío para nosotros, sino también la pandemia mundial del COVID-19 ha sumado a todos los desafíos un obstáculo mayor que conspira contra los tiempos del proyecto, las misiones previstas, el desplazamiento y comunicación con las entidades cubanas que participan del proyecto, la llegada de materiales y equipos para emprender la obra, pero incluso este inconveniente ha sido también una oportunidad de ser más creativos y preservantes para buscar soluciones y lograr los objetivos propuestos.Hemos podido ver estas circunstancias como una oportunidad para trabajar de forma aún más creativa y persistente en la búsqueda de soluciones para lograr nuestros objetivos.

¿Cuales objetivos espera lograr con este proyecto?

Creo que el proyecto tiene objetivos a corto y largo plazo. A corto plazo, la intención es digitalizar la documentación cubana de Humboldt y editarla digitalmente para que no solo esté disponible de manera universal, sino que tenga nuevas funcionalidades para todos los interesados en el científico y su contexto. A largo plazo, el proyecto creará unas capacidades en los participantes que permitirán nuevos alcances dentro de Cuba, que igualmente se revertirán en más acceso a los documentos y más conocimiento.

Diesen Beitrag zitieren als // Favor de citar esta entrada como:

julianahutai, "“La posibilidad de tocar historia” – Grisel Terrón sobre la preservación del patrimonio cultural y el potencial del Proyecto Humboldt Digital," in: Proyecto Humboldt Digital (ProHD), 09/11/2020, URL: https://habanaberlin.hypotheses.org/1858.

2 Antworten auf „“La posibilidad de tocar historia” – Grisel Terrón sobre la preservación del patrimonio cultural y el potencial del Proyecto Humboldt Digital“

Schreibe einen Kommentar

Deine E-Mail-Adresse wird nicht veröffentlicht. Erforderliche Felder sind mit * markiert.

Diese Website verwendet Akismet, um Spam zu reduzieren. Erfahre mehr darüber, wie deine Kommentardaten verarbeitet werden.