“La digitalización es un proceso más complejo de lo que normalmente se piensa” – Una introducción a los pasos de trabajo más importantes del proceso de digitalización

Esta entrada de blog es una breve exposición de cómo en ProHD concebimos la digitalización de documentos y registros preservados en bibliotecas y archivos cubanos. Se presenta los pasos de trabajo más importantes y da una primera visión.

La digitalización es un proceso más complejo de lo que normalmente se piensa; no consiste solamente en escanear documentos sino que se compone de muchas tareas organizativas, conceptuales y técnicas, previas y posteriores, a la conversión mediante escáneres de información analógica (por ejemplo, un libro impreso) en información digital.

La imagen digital

Antes de nada, hay que preguntarse: ¿qué es exactamente una digitalización y en qué se diferencia de otras imágenes digitales como las vectoriales? Desde un punto de vista técnico, la imagen digital obtenida con un escáner se conoce como imagen “de barrido” o “ráster”. Este tipo de imagen digital está formada por un mapa de bits organizado en forma de retícula o rejilla y compuesto por píxeles. Las propiedades de la imagen digital de barrido más relevantes para el proceso de digitalización son las siguientes:

  • Resolución: la resolución de una imagen ráster indica el nivel de detalle; se mide contando el número de píxeles, es decir, un punto o cuadrado diminuto que ocupa una posición en una retícula ordenada.
  • Profundidad de color: la profundidad de color (o resolución de la señal) es la cantidad de información en bits representada en un solo píxel; cuantos más bits tenga un píxel, mayor es la información que puede representarse.
  • Compresión: la compresión es la reducción del tamaño de un fichero con el objetivo de procesarlo, almacenarlo o transmitirlo de manera óptima; los ficheros comprimidos son menores que su contrapartida sin comprimir, pero la técnica de compresión y el nivel de compresión pueden disminuir la calidad del fichero.
  • Tamaño de los ficheros: se calcula multiplicando el número total de píxeles por la profundidad de color en bytes; el resultado de esta multiplicación debe dividirse por 8. Es decir, el tamaño de un fichero = (ancho en píxeles x alto en píxeles x profundidad de color) / 8.

Los escáneres

Existen muchos tipos de escáneres: planos, de rodillo, para transparencias y microfilms, de trayectoria y gran formato, etc. Actualmente, muchos proyectos de digitalización utilizan cámaras digitales, que se pueden instalar en un trípode, e incluso dispositivos móviles, como ScanTent. En cualquier caso, la elección del tipo de escáneres depende de los materiales que se pretenden digitalizar y del uso de las imágenes digitales. Como en ProHD nuestro objetivo es digitalizar documentos manuscritos e impresos, contamos con dos escáneres planetarios de Zeutschel. Ambos escáneres, OS15000 Advanced Plus y zeta comfort, son óptimos para escanear libros y documentos encuadernados, manuscritos, mapas y hojas sueltas, es decir, todo tipo de materiales delicados que no se pueden introducir en un escáner plano o de rodillo.
Además de estos dos escáneres adquiridos para el proyecto, el Archivo de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana cuenta con un tercer escáner de gran formato.

La calidad y el uso

El concepto de “calidad” es muy difícil de definir en proyectos de digitalización. Aunque se suele equiparar la resolución con calidad o fidelidad porque indica el nivel de detalle, en realidad, depende de varios factores de naturaleza técnica, ambiental y humana. En ProHD hemos adoptado un criterio pragmático para evaluar las digitalizaciones obtenidas durante el proyecto. Una imagen digital tiene suficiente calidad si posibilita el uso previsto: preservar y dar acceso a documentos digitales . Las digitalizaciones de calidad elevada (ficheros maestros) deben permitir generar otros ficheros en formato de acceso para su publicación en el repositorio digital del proyecto. A su vez, estos ficheros en formato de acceso deben permitir la obtención de texto con OCR en el caso de los impresos o la transcripción en el caso de los manuscritos.

El flujo de trabajo
Habida cuenta de todo lo anterior, tras consultar numerosas directrices y fuentes bibliográficas, en el marco de ProHD, hemos definido un flujo de trabajo consistente en cinco fases principales que incluyen varias actividades:

  • Preparación: consiste en varias actividades como la selección de documentos, la valoración del estado de conservación, restauración, la limpieza de los documentos o registros, la revisión de las condiciones del lugar de escaneo, etc.
  • Digitalización o captura: es el proceso de conversión digital según las especificaciones (resolución, profundidad de color, formatos, etc.) acordadas previamente para cada tipo de documento con el objetivo de generar un fichero maestro de calidad alta.
  • Post-procesamiento: agrupa varias actividades como la valoración de los ficheros resultantes respecto al original o control de calidad, la generación de los ficheros de acceso, la aplicación de filtros de optimización y, en el caso de impresos, la obtención de texto con OCR.
  • Creación de metadatos: consiste en la descripción de las imágenes digitales en formato XML siguiendo el esquema METS a fin de generar metadatos descriptivos, administrativos y estructurales.
  • Copias de respaldo y almacenamiento: incluye la salvaguarda de ficheros maestros en el servidor y en memorias externas (b ack-up ), y la publicación de los ficheros de acceso en el repositorio digital del proyecto.

El proceso de digitalización puede verse como una cadena de producción en la que cada actividad añade algo de “valor” al documento: desde la selección, pasando por la limpieza, la conversión mediante escáneres, la creación de ficheros maestros y de acceso, la optimización con filtros o la obtención de OCR, hasta la creación de metadatos y de copias de respaldo, todas estas actividades enriquecen el documento aumentando o modificando sus características, su formato, sus componentes o su relación con otros ficheros. Por este motivo, es importante respetar el orden del flujo de trabajo descrito y concebir todas las actividades de manera interdependiente.


Debido a la pandemia de la COVID-19, el inicio de la campaña de digitalización se ha retrasado unos meses; sin embargo, la demora también ha tenido consecuencias positivas y nos ha permitido realizar cursos en línea, leer más directrices internacionales y escribir la política de digitalización de ProHD. Con todo, esperamos poder iniciar la digitalización de los documentos preservados en el Archivo de la Oficina de la Ciudad de la Habana antes de que finalice el año.

Si os interesa conocer más detalles sobre la digitalización, os recomendamos las
siguientes publicaciones:

  • IFLA. 2002. Directrices para proyectos de digitalización. Ministerio de Cultura. https://www.ifla.org/files/assets/preservation-and-conservation/publications/digitization-projects-guidelines-es.pdf
  • NISO. 2007. A Framework of Guidance for Building Good Digital Collections http://framework.niso.org/5.html
  • Rieger, Thomas. 2016. Directrices técnicas para digitalizar materiales del patrimonio cultural. Creación de imágenes ráster. Federal Agencies Digitization Guidelines (FADGI). http://www.digitizationguidelines.gov/guidelines/FADGI%20Federal%20%20Agencies%20Digital%20Guidelines%20Initiative-2016%20Final_rev1.pdf

Redaktion: Antonio Rojas Castro

Diesen Beitrag zitieren als // Favor de citar esta entrada como:

arojascastro, "“La digitalización es un proceso más complejo de lo que normalmente se piensa” – Una introducción a los pasos de trabajo más importantes del proceso de digitalización," in: Proyecto Humboldt Digital (ProHD), 03/11/2020, URL: https://habanaberlin.hypotheses.org/1844.

Schreibe einen Kommentar

Deine E-Mail-Adresse wird nicht veröffentlicht. Erforderliche Felder sind mit * markiert.

Diese Website verwendet Akismet, um Spam zu reduzieren. Erfahre mehr darüber, wie deine Kommentardaten verarbeitet werden.